Pensamiento Divertido

Cargando...

jueves, 21 de octubre de 2010

LA MORAL DEL MATRIMONIO Y DE LA FAMILIA

 
Concepto cristiano del cuerpo:
Dios, en Jesucristo, se ha hecho verdadero hombre y tiene un cuerpo y un alma por toda la eternidad. Una mujer de nuestra raza, María, ha engendrado en su cuerpo virginal al Hijo de Dios hecho hombre, dándole su carne y su sangre. Cada cristiano desde el bautismo es una criatura nueva y su cuerpo es el templo de Dios por la gracia santificante que recibimos en ese sacramento.

 

 
La sexualidad humana:
Dimensión corporal: Se refiere a la diversidad morfológica de los órganos sexuales que diferencian al hombre y a la mujer. Por ello la homosexualidad es anormal, va contra la configuración somática del cuerpo
Dimensión afectiva: La sexualidad humana no se manifiesta sólo de forma corporal ni por el mero instinto, como es el caso de los animales. El ejercicio de la sexualidad en el ser humano debe integrar la afectividad
Dimensión procreadora: La actividad sexual entre el hombre y la mujer tiene un efecto natural: la procreación. No quiere decir que tal acto se reduzca solo a la procreación porque de eso se encarga la naturaleza.

 
Doctrina cristiana sobre la sexualidad:
Valor positivo de la sexualidad: La sexualidad del hombre y la mujer es creación de Dios y por ende es bueno. Dios es amor y llama al hombre y a la mujer a un amor semejante al suyo: bueno, noble, generoso, fiel, etc.
Requiere autodominio: La sexualidad humana, precisamente por ser humana ha de estar orientada por la razón y sometida a la voluntad, es decir, requiere un autodominio, para que no acabe en una pasión instintiva
Abierta a la procreación: Su uso es exclusivo y lícito en el ámbito matrimonial

 
La virtud de la castidad:
¿Qué es? Es la virtud cristiana que regula las tendencias sexuales según el plan de Dios, con frecuencia es despreciada en nuestros tiempos ya que se considera al hombre como un ser liberado sin prejuicios.
¿Quiénes deben vivir la castidad? Cada ser humano está llamado a ser casto según su estado de vida, las personas casadas son llamadas a vivir la castidad conyugal haciendo un uso recto del matrimonio, hay personas que practican la castidad en la continencia

 
El amor entre los esposos:
“Tobías se levantó del lecho y dijo a Sara: “Levántate, oremos y pidamos a nuestro Señor que se apiade de nosotros y nos salve” Comenzó él diciendo:
¡Bendito seas, Dios de nuestros padres y bendito tu nombre por los siglos de los siglos… Tu dijiste: “No está bien que el hombre esté solo, hagámosle una ayuda semejante a él”. Yo no tomo a esta mujer con deseo impuro, mas con recta intención. Ten piedad de mí y de ella y haznos llegar juntos a la vejez! Y dijeron a coro: Amén, amén
Y se acostaron para pasar la noche”                                        (Tobías 8, 5 - 7)

 
Paternidad responsable:
Los esposos participan del poder creador y de la paternidad de Dios. Por eso cumplen el deber de trasmitir la vida y educarla. La sagrada escritura y las enseñanzas de la Iglesia alaban las familias numerosas como un signo de la bendición divina y de la generosidad de los padres

 

 

 
ACTIVIDAD PARA 4° A
·     Realizar un breve comentario sobre el tema dado: háganlo a través del blog – colocando Nombres y apellidos
·        Por grupos van a realizar un afiche, tipo poster, con el tema que se les dará para investigar
·        Grupo # 1- Concepto cristiano del cuerpo: Cortegana, Gamarra, Enriquez
·        Grupo # 2 - La sexualidad humana: Uchofen, Capurro, Chung, Pecsen
·        Grupo # 3 – Doctrina cristiana sobre la sexualidad: Cubas, Longa, Guerrero Guerrero, Burga
·        Grupo # 4 - La virtud de la castidad: Carranza, Arteaga, Sánchez,
·        Grupo # 5 - El amor entre los esposos: Guerrero, Inchaustegui, Santisteban
·        Grupo # 6 - Paternidad responsable: Corrales, Cunya, Gonzales, Solorzano 


ACTIVIDAD PARA 4° B
  • Realizar un breve comentario sobre el tema dado: háganlo a través del blog – colocando Nombres y apellidos
  • Por grupos van a realizar un afiche, tipo poster, con el tema que se les dará para investigar
  •       Grupo # 1- Concepto cristiano del cuerpo: Huapalla, Huamán, Llontop, Maldonado
·        Grupo # 2 - La sexualidad humana: Alberti, Berríos, Limo, Villalobos
·        Grupo # 3 – Doctrina cristiana sobre la sexualidad: Sánchez Duque, Teque, Seclén, Dávila
·        Grupo # 4 - La virtud de la castidad: Arriola, Melgar, Preciado, Espinoza
·        Grupo # 5 - El amor entre los esposos: Mío, Bances, López, More
·        Grupo # 6 - Paternidad responsable: Guzmán,  Sánchez Guevara, Niño, Guevara


 

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La moral de la vida humana

LA MORAL DE LA VIDA HUMANA

La Moral trata sobre los deberes y derechos del hombre que se pueden descubrir en la ley natural. Quien la practica es virtuoso.

El pecado oscureció la capacidad del hombre para descubrir la ley natural. Por eso Dios reveló los 10 mandamientos. Jesús reconoce las exigencias de la antigua ley, pero requiere mucho porque El mismo nos capacita con el Espíritu Santo para amar como El ama. La vida moral está ordenada a conocer, amar y servir a Dios y, con su gracia, relacionarnos santamente con nuestros hermanos.

Concilio Vaticano II y la moral:

Declaración Dignitatis humanae: “Los cristianos, al formar su conciencia, deben atender con diligencia a la doctrina cierta y sagrada de la Iglesia. Pues, por voluntad de Cristo, la Iglesia católica es maestra de la verdad y su misión es anunciar y enseñar auténticamente la verdad, que es Cristo, y, al mismo tiempo, declarar y confirmar con su autoridad los principios de orden moral que fluyen de la misma naturaleza humana" (n. 14).


El peligro del pragmatismo: Benedicto XVI, 25 marzo, 2007

Una comunidad que se construye sin respetar la auténtica dignidad del ser humano, olvidando que cada persona está creada a imagen de Dios, acaba por no traer nada bueno. Por este motivo, cada vez es más indispensable que Europa evite esa actitud pragmática, hoy ampliamente difundida, que justifica sistemáticamente el compromiso sobre los valores humanos esenciales, como si se tratara de la inevitable aceptación de un presunto mal menor. Este pragmatismo, presentado como equilibrado y realista, en el fondo no lo es, pues niega esa dimensión de valores e ideales, que es inherente a la naturaleza humana.

Cuando en este pragmatismo se introducen tendencias laicistas o relativistas, se acaba por negar a los cristianos el derecho mismo a intervenir como cristianos en el debate público o, al menos, se descalifica su contribución con la acusación de que buscan defender injustificados privilegios. En el momento histórico actual y ante los muchos desafíos, la Unión Europea, si quiere garantizar adecuadamente el estado de derecho y promover eficazmente lo valores humanos, tiene que reconocer con claridad la existencia cierta de una naturaleza humana estable y permanente, fuente de derechos comunes para todos los individuos, incluidos los de aquellos que los niegan. En este contexto, hay que salvaguardar el derecho a la objeción de conciencia, cada vez que los derechos humanos fundamentales sean violados. 




Valorando la vida